Esperanza

Introducción

Confianza y esperanza en Dios son el remedio más importante de todos. Podemos decir que es el principio de todo. Fue Dios quien nos dio los remedios naturales, por eso Él nos llama y nos anima a confiar en Él obedeciendo sus leyes que fueron establecidas para nuestro cuerpo. Confiar en Dios significa aceptar su palabra y cumplir sus orientaciones al pie de la letra.

Pero ¿cuál es la palabra de Dios? La Biblia es un libro que tiene la receta de la felicidad y el amor de Dios para tí. Confiar es la clave para alcanzar un estilo de vida saludable. Nuestra esperanza está en confiar en Dios.

Información

Pensamientos positivos de esperanza, amor, alegría, una simple sonrisa, situaciones de buen humor, buenos sentimientos, buenos recuerdos, palabras de apoyo e incentivo, la fe, son factores importantes para que el cuerpo produzca las betaendorfinas. 

Betaendorfinas son sustancias que tienen la función de:

  • Calmar y relajar la mente.
  • Aliviar el dolor.
  • Mejorar el humor.
  • Aumentar la actividad del sistema inmunológico, aumentando ciertas defensas en el cuerpo contra los micro organismos.

Ese optimismo y el corazón alegre son importantes, porque está fundamentado en el conocimiento de que Dios está al control de nuestra vida.

Beneficios

  • La relación entre salud y espiritualidad ha visto la luz sólo recientemente. La religiosidad o espiritualidad ha demostrado incrementar la función del sistema inmunológico. (Seeman TE, Dubin LF, Seeman M. Religiosity/spirituality and health. A critical review of the evidence for biological pathways. Am Psychol. 2003 Jan;58(1):53-63.) 
  • Confiar en el poder divino lleva a una mejor salud mental que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico. La depresión se asocia de seguro con la reducción de la actividad de las células defensivas y la proliferación de los linfocitos. (rwin M. Immune correlates of depression. Adv Exp Med, Biol. 1999;461:1-24.) 
  • Confiar en el poder divino puede llevarlo a uno a una vida de servicio a otros. En un estudio de individuos que sirven a otros, la mortalidad se redujo significativamente en aquellos que proveían apoyo a sus amigos, parientes vecinos y a su esposo o esposa. Recibir apoyo no tenía ningún efecto en la mortalidad. (Brown SL, Nesse RM, et al. Providing social support may be more beneficial than receiving it: results from a prospective study of mortality. Psychol Sci. 2003 Jul;14(4):320-7)
  • En un estudio, la gente que hacía trabajo voluntario tenía un 63% menos en la tasa de mortalidad que aquellos que hacían un menor trabajo. Cualquier cantidad de trabajo voluntario reduce la mortalidad en un 60% aún entre aquellos que asisten semanalmente a los servicios religiosos(18). Sabemos que siempre ha sido “…mejor dar que recibir” Hc. 20: 35. (Luskin F. Review of the effect of spiritual and religious factors on mortality and morbidity with a focus on cardiovascular and pulmonary disease. J Cardiopulm Rehabil. 2000 Jan- Feb;20(1):8-15)

Consejos

Existen 5 consejos básicos que pueden darte varios años y una buena calidad de vida: 

  • Practicar ejercicios físicos de forma regular. 
  • Una alimentación que contenga verduras, legumbres y frutas. 
  • Comer regularmente frutos secos. 
  • Estar dentro del peso ideal. 
  • No fumar ni tomar alcohol. 

Confiando en estos consejos y teniendo la esperanza que Dios nos cuida, podemos alcanzar una vida saludable.

Confianza Espiritual

La Biblia cuenta el relato de un capitán del ejército sirio que tenía una enfermedad terrible, conocida como lepra. Su nombre era Naamán. Él supo que había un profeta de Dios, de nombre Eliseo, que podía ayudarlo a sanar su enfermedad. Llegando donde éste, el profeta mandó a decir que él tendría que sumergirse 7 veces en el Río Jordán. Para Naamán fue una idea ridícula, porque él esperaba otra cosa. Pero después de dudar y de recibir el consejo de sus siervos, decidió confiar y fue curado. Todo eso está escrito en 2 Reyes 5.

Su sanación no se basó en agua milagrosa, sino en el hecho de tener fe y confianza en el poder de Dios. A veces, tenemos que hacer mucho esfuerzo para alcanzar ciertas bendiciones. Pueden ser grandes desafíos y difíciles de entender, como en el caso de Naamán, pero si tuviéramos fe, confianza en Dios, Él podría hacer milagros en nuestras vidas.

“Echa sobre Jehová tu carga, y Él te sustentará; no dejará para siempre caído al justo.“ Salmo 55:22 

“El corazón alegre constituye buen remedio; mas el espíritu triste seca los huesos.“ Proverbios 17:22